Coedición


De las editoriales tradicionales solo puedo opinar como lectora. (Unas me gustan más que otras por su catálogo o por su trasfondo corporativo.)

Como escritora principiante -o si prefieren, escribidora- he tenido que ponerme en contacto con algunas de las que todavía aceptan manuscritos para su departamento de lectura. Sobra puntualizar que no he tenido éxito. Mis obras no han interesado. Al menos no para publicarlas. ¿Qué puedo añadir? Si acaso pensar para mis adentros, el reconcome del fracaso en días nublados o de bajón. La autocrítica, los soleados.  ¡Tanto que mejorar!  Elemental, una principiante.

Sobre el tema de la autopublicación, que obviamente sí conozco,  puedo apuntar trucos. Eso que ahora dicen tips. Un esquema, y así explicaré mejor lo que tengo que decirte para que no te engañes.

  1.  Es una suerte que exista esa alternativa, la de la auto publicación, coedición, o como quiera llamarse a ese tipo de edición que uno mismo se financia.
  2. Si no existiera esa puerta de atrás, habría que inventarla, o llamar al cerrajero.
  3. Hay casas editoriales que cumplen requisitos de calidad en la elaboración del producto, el libro. No todas son chapuceras, hay clases.
  4. No esperes más de lo que ofrecen. No pidas peras al olmo. Son imprentas que pasan tu borrador a libro; gestionan trámites legales (ISBN, DL, etc.); suben el producto a su página web, también tienda virtual. Y punto. El resto,… todo para ti.
  5. Debes conocer y aceptar los términos del contrato, para no llamarte a engaño. Apelar a tu comprenhensión lectora y leer, ¡sí!, la letra diminuta.
  6. Como escritor debes revisar muy requetebién el contenido de tu escrito, y cuidar en extremo las correcciones ortográficas y tipográficas.
  7. Si puedes,  sugiere imagen de portada o colabora en el diseño de la misma. Hacer una portada no es poner una estampa al tuntún. Esa imagen vale 1000 palabras, o eso nos han repetido hasta el hartazgo.
  8. Hecha la entrega de ejemplares en tu casa (previo pago, como haces con cualquier otro servicio que contratas), el asunto queda en tus manos, como una patata caliente. Ahora te toca a ti dar la cara por ese libro que tan bueno dices que es. ¡Ala!
  9. A partir de ahí, las ventas que se hagan, o no, dependen en exclusivo de tu labor de difusión y de propaganda. Y de la necesidad que te apremie de transformaresas páginas en céntimos.
  10. Por eso, has de ser realista y no encargar más volúmenes de los que estés dispuesto a mover (por la red y/o en acciones presenciales, como actos en librerías y bibliotecas, ventas directas, promociones vía blog, prensa, etc.).

Mi experiencia ha sido positiva. He encargado la edición a Círculo Rojo que me ha hecho un buen trabajo y he vendido casi todos los ejemplares. Los pocos que quedan los utilizo para promoción. He conseguido llegar a lectores, algunos insospechables, y mi novela ha viajado por el mundo. Por supuesto, he cubrido gastos, hasta ahí podríamos llegar… Me hubiera gustado ganar más dinero, la verdad,  porque escribir ese primer libro me costó sudor y lágrimas. Pero fueron pingües, las ganancias. Quizá no sea tan buena escribiendo, o me falten horas de vuelo.

Si las segundas partes nunca fueron buenas, es probable que las primeras publicaciones tampoco.
No sé si ahora mismo repetiría la experiencia (aunque tengo otros trabajos por sacar del borrador). ¿Ganaría el desánimo o la necedad?
Si no consigo que me abran la puerta de esa editorial, pequeña, independiente y enrrollada, volveré a llamar a esa otra puerta trasera. Por costumbre.

Pero, esta vez, lo haré mejor por saber de antemano que solo cuento conmigo misma. Por conocer mis límites, y recordar que publicar no será una parada en un camino de rosas, y yo dedicando ejemplares, toda divina. Me pondré guantes por culpa de las espinas, y firmaré esos cuatro libros, o cuatrocientos, que consiga vender.

Gracias al Programa 30 de El Oficio de Escritor, podré utilizar algunas estrategias que en su momento no sabía manejar. Así vamos, despacito ¿y con buena letra?

Sin delirios. Sin engañabobos, que somos gente leída.

Anuncios

3 comentarios sobre “Coedición

Agrega el tuyo

  1. Ay, el estilo, Verónica, eso que buscamos desesperadamente… Ni te cuento las vueltas que le doy al texto antes de publicarlo.
    Me gusta saber que me lees, tan lejos, tan cerca.
    Aunque hayamos acabado el programa, me gustaría seguir en contacto. Por favor, enviadnos vuestras coordenadas (correo, blog, etc.) a la página del FB, por ejemplo.
    Me ha parecido entender, un día en el chat, que escribías sobre resilencia infantil. ¿Es así? Ya me dirás, ya me enviarás, ya te leeré. Un abrazo desde el otro lado de acá.

    Me gusta

Comenta, no te cortes.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: