El día después


Me pregunto qué sentirán hoy esos escritores que tantos libros han firmado en las calles de Barcelona. ¿Vacío? ¿Tendinitis?

Los veteranos, como Eduardo Mendoza, ya deben estar más que curtidos. Supongo que para ellos será algo así como despertarse el día de Navidad, después de esa ineludible, y también entrañable, cena familiar de la nochebuena. Sabores agridulces; comentarios halagadores y otros inapropiados; inevitables roces entre compañeros de mesa. Replanteamiento de la obra presentada o aceptación de seguir con la receta que tan buenos resultados da…

Para otros, más novatos, el regusto del éxito o la puesta a punto del ánimo si no han firmado todos los ejemplares que se esperaba. Las preguntas: ¿en qué han podido fallar?

Editores, agentes y libreros compartirán, imagino, los mismos balances. Repasos mentales de libros de cuentas.

Los floristas, desentumeciéndose las piernas hinchadas en los cubos de rosas marchitas.

Los enamorados, ¿leyendo?

Como escritora, tuve la osadía de poner una parada (hace un par de años) en la calle Joaquín Costa, a pie de la librería Rosa de Foc. NO VENDÍ NI UN SOLO LIBRO. Suerte que me tomo las derrotas con filosofía y hasta con humor, que si no…

Recuerdo ver a los viandantes pasar con sus bolsas de la Librería La Central. Algunos hasta se detenían y miraban mi novela. La portada gustaba. Pero todos habían comprado ya su libro en la mencionada librería que queda a dos calles.

Lo tremendo es que yo me había puesto en contacto con la encargada de ventas del citado establecimiento (si no recuerdo mal, una tal Ester), le había enviado reseña y sinopsis del libro. Por ser una historia ambientada en la ciudad condal, a ella le había interesado. Le envié un libro. Le gustó. Pero no pudimos cerrar el asunto por no estar en su circuito de distribuidoras. Decepción.

En la mesa de al lado, unos chicos intentaban vender unas novelas gráficas pintadas a mano. Un trabajo espléndido. TAMPOCO VENDIERON NI UNA. Nos hicimos terapia.

Al año siguiente, no tuve ánimos de repetir la experiencia. ¿Para qué? Y eso que había hecho unas rosas de papel, con papel de periódico, que resultaban muy literarias. Imperecederas.

Este año, gracias a la iniciativa de Alejandro Quintana, nuestro profesor de taller literario, hemos quedado unos cuantos compañeros en Paseo de Gracia, esquina Caspe. Una excusa para conocernos, más allá de las redes, y de paso curiosear. Me gustó conocerlos en persona, a Alejandro, a Cassandra, a David y a José Luis. Tomamos un té y, a la salida nos dejamos llevar por la muchedumbre, río abajo de los paseos repletos de lectores y de curiosos, hojeando al paso algún libro. Hablando de libros o de nuestras dudas y temores. Como diría mi abuelo, “hablando de enriquecer”, que viene a ser soñar. Estuvo muy bien y a mí me quitó el regusto de la amargura de aquel otro San Jordi cuando no vendí ni un solo libro, aunque lo intenté.

Foto por cortesía de Casandra

Anuncios

10 comentarios sobre “El día después

Agrega el tuyo

  1. Laura, eres una mujer valiente y luchadora. Me siento orgullosa de conocerte. No te arrepientas nunca de perseguir tus sueños. Hiciste muy bien en dar a conocer tus libros en la Feria del Libro. Como dice Alex, tenemos que conseguir una marca que nos defina y por la que nos conozcan. De ese modo nos será más fácil captar el interés de los lectores. ¡Ánimo, escritora!
    Besos, amiga.

    Me gusta

  2. No sabes cuánto he sonreído mientras leía tu amena descripción de la feria. Admiro la sencillez con que narras la historia y lo bien que asumiste el resultado poco enriquecedor (desde un punto de vista monetario, por supuesto), una virtud que no todos tenemos. Un saludo desde el Norte del Norte.

    Me gusta

  3. Sí lo leí y te lo agradezco mucho. Durante mucho tiempo pensé cómo dar vida a tantas historias que me contaron de Galcerán, un personaje que me fascinó tanto como su casona. Al final surgió ese relato y la verdad… es de los que más me gusta. Un saludo.

    Me gusta

Comenta, no te cortes.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: