Para NO escribir


Piensa que todo está dicho, repetido, refrito, y hasta traducido, así que ¿para qué volver a hurgar, tú también, en la misma herida. Porque todo fue, es y será, siempre eso: herida, llámese amor o muerte, ¡qué más da! Pues, lo dicho, mejor alicatar otros sueños, o ni siquiera soñar…

Esfuerzo en vano ese de juntar letras que nadie leerá, así que mejor juntar piezas de otros rompecabezas y dar un puñetazo sobre la mesa desordenando el relamido paisaje.

Tu mundo de pasillo estrecho a nadie le apetece recorrerlo si no va a ninguna parte, ni siquiera a una galería de luces o flashes.

Encontrar tu voz perdida te dejará sin aliento y, si la encuentras, comprenderás que siempre has sido muda, lo que pasa que jugabas a platicar.

Te falta estilo, y eso ni se compra ni se vende, se tiene o no, y el tuyo, si lo tuvieras, sería de rebajas, así que deja de mirarte en el espejo roto. Sí, déjalo ya. No escribas. Olvídate de las palabras, son engañosas. A las musas no les gustan las baratijas. De gustos caros, ellas, y tú eres pobre hasta para escribir.

Precinta el teclado o, mejor, dale un mazazo. Tal vez un golpe seco con el diccionario sea suficiente, es tecnología barata. Ni se te ocurra sacarles punta a los lápices, quémalos todos. Y extrae la tinta de los bolígrafos, pero no la reutilices para tatuarte alguna frase estúpida o lapidaria en el antebrazo. No es indeleble, créeme.

Olvídate del verbo escribir, y no mires atrás. A los cuatro días olvidarás ese capricho, estúpida pataleta (como has superado cuando te quitaron del chupete y eso que entonces eras chica). Sé fuerte.

Antes, le decían “sarampión literario” a lo que ahora te pasa, pero estás vacunada.

Anuncios

5 comentarios sobre “Para NO escribir

Agrega el tuyo

  1. Querida Laura
    Espero que no estés pasando por un bajón.
    Escribir en blog es una de las tareas más solitarias, pueden pasar muchos días, e incluso meses en que nadie nos visite o lea nuestros artículos. Pero lo que nosotros escribimos, llegará en el momento preciso a quien lo necesite. Así que solo debemos fluir con lo mejor de nuestro corazón y dejar que las cosas sucedan.

    Un gran, gran abrazo.

    Me gusta

  2. Hola Laura, comparto la preocupación de Lucia, espero que no estés pasando por un bajón. Si es así, te mando un abrazo muy fuerte, de esos que reconfortan el alma de quien lo recibe.

    Me gusta tu post ya que describes a la perfección lo que Alex llama el sabotaje interno. Yo lo llamo falta de confianza o falta de autoestima e incluso falta de respeto hacia uno mismo. Yo creo que cuando consigamos dejar de lado estos sentimientos que nos impiden avanzar podremos seguir creando sin que nos importe lo que los demás digan o hagan con nuestras obras. Escribir no sólo es un acto creativo, también es enseñar al mundo (o a quién quiera leerlo) cosas que queremos decir. Abrir el corazón a los demás no es tarea fácil y cada uno tiene una forma de canalizar esa energía que está en nuestro interior, cualquier forma es buena si nos hace feliz, desde un libro hasta dar una moneda a alguien que nos pide ayuda económica. La importante es ser coherentes con lo que sentimos, hacemos y pensamos. Cuando no lo somos, sufrimos. Tan sencillo y tan difícil al mismo tiempo.

    Un abrazo Laura y Lucia.

    Le gusta a 1 persona

  3. Querida Lucía,
    No, no estoy pasando un bajón. Todo lo contrario: al fin acabé de reescribir mi segunda novela y estoy muy a tope estudiando, leyendo, escribiendo nuevos textos… Siento haber dado esa impresión, sin duda causada por el tono en negación del artículo: a veces, me pongo algo cáustica, de nones, pero es con ironía, no con desesperación.
    Agradezco, y mucho, tu preocupación. ¡Es tan reconfortante saber que alguien como tú, y desde tan lejos, me demuestre su simpatía! Recibe un abrazo enorme, y aquí seguimos, al pie del cañón.

    Me gusta

  4. Querida Cassandra,
    Muchas gracias por tu apoyo. Nada de preocuparse: estoy estupendamente (al menos, todo lo bien que se puede estar en los tiempos que corren). Supongo que estaba de nones el día que escribí ese artículo de “cómo No escribir”. Léase en clave de humor, pues nada más lejos de mis intenciones… Figúrate, pienso seguir hasta que la cabeza aguante. Toda la razón tienes con eso de la coherencia: sin duda, lo esencial para seguir en vida, y poder mirarla de frente. Te mando, yo también, un abrazo muy fuerte. Es un placer conocer a personas como tú, y ojalá tuviéramos ocasión de volver a vernos.

    Le gusta a 1 persona

Comenta, no te cortes.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: