Buena gente


 

Cuando ocurre una catástrofe vital se sufre una intoxicación de emociones negativas. El miedo te atenaza. El pánico te devora. Por momentos, la ira. ¿Habría podido evitarlo? (Ay, la culpa…) Los días se encojen, ya nada te satisface. Te resientes: No es justo, ¿por qué a mí, por qué ahora, por qué, por qué? Pero no hay respuestas. La vida es así, y en un instante se prepara la tragedia.

La muerte de tu mejor amigo. Te zumba la cabeza desde que amanece y eso que al despertar todavía no acabas de creértelo. Pero ya la realidad te explota en plena cara. Si no te lo crees, la burocracia se encargará de recordártelo a cada paso que des recorriendo pasillos y ventanillas como en tus peores pesadillas. Kafka en estado puro. Dios, apetece inmolarse y que te dejen en paz. No puedes, hay que seguir porque la vida no se para ni espera. Hay plazos que cumplir.

En medio de ese maremoto suenan las llamadas de los buenos amigos, los abrazos sinceros, las personas queridas que te rescatan. A veces un detalle, una cena, una charla, una libreta, un café, un mensaje, un estoy aquí para lo que necesites. Un no te hundas, vuelve a la vida. Una llamada.

Y dices, ya voy (a pesar del zumbido, del desamparo). Ya vengo,

Y sales del mundo de los laberintos y cierras las carpetas y te despejas la cabeza y piensas: Suerte la mía de tener tan buenos amigos.

Y sabes que él, Stanislaw, se queda en paz al saberte acompañada.

Anuncios

2 comentarios sobre “Buena gente

Agrega el tuyo

Comenta, no te cortes.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: