Casi siempre no pasa nada


Yo diría que hay dos tipos de novelas, por simplificar.

Las que te hacen pasar páginas persiguiendo la zanahoria para saber qué pasa al final aunque en el fondo lo sabes desde el principio, solo se trata de confirmar tus sospechas. Última página, como mirar los resultados del crucigrama. A mí no me interesan (pero puedo caer entre sus tramas “trepidantes”, sobre todo para apurar las tardes de los domingos).

Las otras, esas sin argumento aparente, más quietas de puro inquietas, me atraparán en su atmósfera, y me contarán algo que no sabré resumir (ni falta) y que se me quedará en algún rincón del alma, ensanchada (y me borrarán la noción de domingo y del tiempo todo).

Anuncios

Un comentario sobre “Casi siempre no pasa nada

Agrega el tuyo

  1. Estoy de acuerdo contigo, Laura. Me encanta el placer de leer, aunque la lectura no sea trepidante. El masticar lentamente el avance de los personajes, el entrever que sí pasa algo, sobre todo dentro de los cuerpos y almas, que se muestra con un lenguaje cuidado, aunque los diálogos sean auténticos y se escapen los enfados… que sí, estoy de acuerdo contigo, Laura

    Le gusta a 1 persona

Comenta, no te cortes.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: