Otros ultramares


Cuando se habla del mercado editorial español se le compara al anglosajón, algo sin pies ni cabeza —no solo porque las comparaciones son odiosas, de toda la vida—, sino porque son dos mundos dispares, que tienen poco y nada que ver, por mucho que se empeñen. Obviamente, el nuestro sale peor parado, entre otras cosas porque ya no andamos por el Siglo de Oro.

En apariencia sí podrían ser dos realidades afines, pero hoy por hoy son vidas paralelas. Por eso encuentro un despropósito tomar como punto de referencia un mundo tan alejado del nuestro, en todos los aspectos.

Lo único que sacamos en claro, cada vez que se recurre a ese mal hábito de la odiosa comparación, es que somos menos. Menos en todo. Publicamos menos. Se nos traduce menos. Vendemos muchísimo menos. Leemos infinitamente menos.

Y, claro, con lo tendentes que somos a cargar con nuestro atávico complejo de inferioridad, esas estadísticas nos hunden en la miseria, aunque eso no es lo peor. Lo peor es intentar imitar al mercado anglosajón en todo. A lo tonto.

Ya es penoso que nos avergoncemos hasta de nuestros subjuntivos, que colemos errores gramaticales por influencia del inglés (¡será posible!), que utilicemos un montón de anglicismos so pretexto de que no existe traducción al español (¡di que no la conoces, búscala, pero no digas que no existe, por dios!), no contentos con esa absurda sumisión, nos empeñamos en compararnos. Pura mímesis de monos de feria (perdona, Max, no va contigo, tú eras más sabio que todo eso).

Claro que en el mercado anglosajón… Pues, vale, por allá todos serán cultísimos y caminarán por las calles leyendo a Joyce y a Hemingway, o a quien sea que lean ahora, pero aquí no. Aquí casi no leemos, por eso publicamos a trancas y barrancas, y lo que vendemos no da ni para pipas. (Eso sí, debe de ser que los que vienen por aquí a veranear son de los pocos que no leen, porque, lo que se dice leer, yo no los veo leyendo…)

Habrá de todo, como en todas partes.

Al mercado editorial anglosajón le va de fábula, según dicen, por ser Norteamérica la potencia que es; por el Reino Unido; por los australianos; por todos los países donde es lengua oficial o no pero sí hablada; por Gibraltar y por Mallorca, etcétera. Además de un sinfín de traducciones que se hacen aquí y allá del inglés a otros idiomas y de cualquier otra lengua —hasta la más remota— siempre al inglés (con lo cual para leer a un escritor polaco, pongo por caso, acabas leyendo a un escritor polaco traducido al inglés y retraducido al español, curva y contracurva).

El mercado español podría hacer lo mismo, ¿no?

No, y no por falta de hispanohablantes, sino porque es un mercado sin salida, atrofiado entre sus diez y siete autonomías, y para de contar. La literatura de toda América del Sur y Centroamérica es infinitamente más rica que la nuestra. Por eso nos llegan sus libros, pero los nuestros ¿qué pintan allí, tan ásperos y sosos? Malas copias. Imitaciones. ¿Y traducir? Pues tampoco, porque aquí nuestra capacidad de aprendizaje de los idiomas se queda en buenas intenciones… y en pagar la academia de inglés.

Ya sé, de todo esto no tiene la culpa el inglés (de otras piraterías, sí), solo nosotros, obstinados en trabajar para el inglés, expresión que deberíamos pensar en recuperar.

¿Entonces por qué me pongo a despotricar contra lo anglosajón? Porque estoy harta de tal perfidia, de esa odiosa comparación. Déjenlos con sus esplendores editoriales, nosotros a lo nuestro, que bastante tenemos que arreglar. Que a este paso nos veo celebrando acción de gracias y conduciendo por la otra vereda. (Halloween, ya pasó.)

Volvamos al subjuntivo. Haya paz entre gerundios. Aligeremos las voces pasivas.

Anuncios

Comenta, no te cortes.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: