Luchando con el corrector


Escribir sin faltas de ortografía te da la seguridad de que el texto que presentas es correcto, al menos en lo básico (otra cosa es el estilo).

Lo normal es haber aprendido esas reglas en la escuela, pero no siempre es así. Cuando decidimos ponernos a escribir “en serio” conviene refrescar esos conocimientos quizás oxidados, mal asimilados. Olvidados.

Además de volver a estudiar esas normas que se nos resisten, conviene hacer ejercicios por aplicar la teoría. Existen muchos manuales al uso, aquí pego un enlace donde se pueden descargar gratis.

Tómalo como un pasatiempo, sopa de letras o crucigrama, no como un castigo.

El acto de escribir se vuelve más fluido al eliminar una traba tan esencial como es la ortografía. Ya sabes, lo bien hecho bien parece, un texto limpio se lee sin tropezones, porque una falta de ortografía es un tropezón en la lectura.

Hoy, en mi foto de la serie “Mesas de escribana”, te presento un manual que a mí me sirvió mucho. Hay otros por el estilo, así como ejercicios en la red: todos sirven para obtener una ortografía correcta y, también, actualizada.

Anuncios

Comenta, no te cortes.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: