Arpía/harpía, ojear/hojear, puya/pulla, rayar/rallar,


Cuando publiqué mi primera novela, Callejón con salida, llevé tremendo disgusto porque alguien me dijo que había una falta: había escrito “arpía” con hache. Vaya, pensé, se nos pasó… Sin embargo, a mí me sonaba que esa palabra también era correcta tal como la había escrito aunque más inusual, así que acudí al diccionario y comprobé que el término harpía tiene el mismo significado que la palabra arpía por lo que el uso de cada una de las dos palabras es correcto. (No me había querido referir a ese ser fabuloso con cuerpo de ave de rapiña y cara de mujer, sino a una persona que con maña y tretas saca lo máximo posible, una mujer con malas intenciones. Una individua y mala bruja.) Esa noche pude dormir.

 Con ojear y hojear también me dieron el toque, pero ahí no me amilanaron —además el “error” lo había cometido al hacer un comentario en otro blog—. Tenía claro que mirando un texto en pantalla, por ejemplo, estoy ojeando, mientras que al pasar las páginas de un libro estoy hojeando. No me quedaba tan claro si ojeo u hojeo al leer en mi lector electrónico, pues le doy un vistazo pero también paso las páginas… Ojear tiene un significado de echarle un vistazo a algo y hojear implica una lectura algo más profunda, que va más allá de leer un titular. Por ejemplo: Voy a hojear el periódico ya que esta mañana solo lo ojeé. (Eso sí, para leer-leer mejor trascender el ojeo y el hojeo.)

En este blog de lengua nos lo explican requetebién:

Los verbos ojear y hojear plantean dudas sobre su utilización. En algunos contextos podría utilizarse uno u otro, con su sentido propio.

En primer lugar, hay que decir que hay tres verbos homófonos (se pronuncian de la misma forma), de los cuales dos son también homógrafos (se escriben igual):

Ojear [1], derivado de ‘ojo’, significa mirar a alguna parte rápida y superficialmente o mirar superficialmente un texto.

Hojear es mover o pasar las hojas de un libro o cuaderno leyendo deprisa algunos pasajes.

¿Ojeamos u hojeamos los periódicos? Cuando en el contexto se mencionan libros, periódicos o papeles en general, surge la duda ortográfica, que esconde una duda sobre lo que queremos expresar. Diremos que los ojeamos cuando les echamos una mirada rápida, sin demasiado detenimiento, prescindiendo del matiz de que se pasan las hojas. Pedro Salinas, en una de sus cartas publicadas escribe a su corresponsal: “¿Viste ya el Dictionary of Modern European Literatura? Yo no lo tengo aún; lo he ojeado, prestado por Lancaster. (…) El ojeo es divertido.”

Hojearemos el mismo libro, periódico o cuaderno cuando predomine el sentido de pasar sus hojas leyendo algo, pero de forma rápida y sin detenerse.

Sin embargo parece tratarse de un error el que Vargas Llosa, en su novela Conversación en la catedral escribe: “Él hojeaba el sobre que le había entregado don Fermín, y a ratos sus ojos se apartaban y se fijaban en la nuca de Ambrosio”. Parece evidente que se trata de ojear el sobre, por la referencia a los ojos y porque un sobre no tiene hojas.

 

Ah, cuando esas puyas nos paralizan, pobres de nosotros, ¡cuántas inseguridades! Por cierto, ¿son “puyas” o “pullas”? Acudimos de nuevo al blog de lengua, para que Fran P nos aclare esta pequeña duda ortográfica:

¿Se escribe pulla o puya? Depende de a qué nos refiramos.

Se debería escribir pulla (“lanzar pullas”, “tirar pullas”) si nos referimos a las ‘expresiones agudas o irónicas que pretenden herir o humillar a alguien’ o a ‘palabras y dichos obscenos’.

Y se debe escribir puya si queremos nombrar la ‘punta acerada que tienen en un extremo las varas o garrochas usadas por los picadores y vaqueros, para estimular o castigar a las reses’ y, por metonimia, la ‘vara o garrocha con puya’.
Sin embargo es muy frecuente la confusión ortográfica entre pulla y puya, que está llevando a neutralizar la oposición a favor de la forma con y.
La razón es que los hablantes tienden a considerar estas dos palabras como una sola que tiene un sentido recto ‘objeto punzante’ y otro figurado, ‘dicho ofensivo’, porque tanto los significados de ambas incluyen la posibilidad de herir: físicamente en un caso y verbalmente en el otro.
¿Has dicho “rayarse”, no será “rallarse”?
No, no. Estoy segura de que en este caso es rayarse. (Como soy antigua, todavía distingo la pronunciación entre la y griega y la elle.) Pero, si no me crees, ves al diccionario de dudas.
Rallar se refiere a la acción de raspar o desmenuzar algo con un rallador, mientras que rayar denota otras acciones, como hacer rayas sobre una superficie o sobre un texto o escrito, clarear el día, asemejarse una cosa con otra, lindar un lugar con otro, así como enloquecer o molestar a alguien.
Rallar y rayar son palabras homófonas, es decir, que se pronuncian igual, pero que no significan lo mismo. De allí que den pie constantemente a equívocos.

Un truco para saber cuándo escribir rallar y cuándo rayar es pensando si la acción a que nos referimos supone raspar algo con un rallador. En dicho caso, la opción adecuada es rallar, en el resto de los casos, lo correcto es usar rayar.

Pero, ¡ojo!, según el diccionario de la RAE, el verbo rallar en su acepción coloquial significa: “Molestar, fastidiar con importunidad y pesadez” y el verbo rayar también admite el uso coloquial de “trastornar o volver loco”, así que, cuando le pidas a alguien o a algo que no te ralle/raye, tú sabrás si ese alguien o ese algo tiene la capacidad de molestarte o enloquecerte. Yo, que soy tan obsesiva, sé que las cosas molestas me vuelven loca. Pero procuraré no rallarme por no rayarme, cuestión de salud mental.Veamos que nos aclara el buscador urgente de dudas de Fundéu, siempre fiable.

Cuando quieres utilizar una expresión del tipo «tía, no me *rayes» o «me estoy *rallando mucho con este tema», ¿cuál es el verbo y la acepción correcta?:

La nueva edición del Diccionario de la lengua española diferencia entre rallar, entendido como ‘molestar, fastidiar con importunidad y pesadez’, y rayar, que recoge en su quinta acepción con el significado de ‘trastornar o volver loco’ sin circunscribirlo a ninguna zona concreta, al contrario de lo que sucedía en la anterior edición. Ambas formas, rayar y rallar, se reservan para situaciones coloquiales. La acepción de rallar mencionada es un uso antiguo que se encuentra en el diccionario académico desde la edición de 1739.Cuando quiera utilizarse como verbo pronominal, lo más adecuado será utilizar la forma rayar, de la que sí se recoge su uso pronominal, y no rallar, de la que no se indica tal empleo. Por lo tanto, lo más apropiado sería utilizar la forma rayarse (yo me rayo, tú te rayas…)No obstante, para el uso actual, propio del lenguaje juvenil, la grafía apropiada es rayar(se), como explica la RAE en su Twitter.

 En conclusión: No seas (h)arpía, ni siquiera has hojeado la novela, tan solo le has ojeado el título, así que no me tires pullas, que me rallo, y si me rallo mucho, capaz que me rayo.

Anuncios

Comenta, no te cortes.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: