Un mono en la despensa


Ficha

Laura Antolín

ISBN 9781505480900

Amazon

Publicada en diciembre 2014

131 páginas

Novela corta

Apta para todos los públicos (crossover book, que se le dice ahora).

La novela, disponible en Amazon, se puede pedir en papel, impresión bajo demanda, o en ebook.

Aquí se brinda la posibilidad de leer primeras páginas, échale un vistazo.

Índice

  1. Los sueños, sueños
  2. Más se perdió
  3. Ver, oír y chillar
  4. Aunque se vista de seda
  5. Pintor, que pintas con amor
  6. Tanto tienes, tanto vales
  7. En boca cerrada, no entran
  8. Si te he visto, no me acuerdo
  9. Arrieros somos y en el camino
  10. Cada mochuelo en su olivo

Sinopsis

Escribir una sinopsis recién acabada una novela es muy complicado. Pienso que es una tarea que no le incumbe al autor, pero cuando no hay editor por medio no queda otra que arremangarse. Yo lo intenté y después de mucho tachar la cosa quedó en:

Mi hermana soñó con un mono en la despensa… Pero Max me aconseja: ver, oír y callar.

Ya sé, algo escueto…

Por eso, ahora que ya pasó tiempo, vuelvo a intentarlo.

Un mono en la despensa fue un sueño que tuvo mi hermana cuando éramos pequeñas, un sueño que yo me creí y que me sirve de pretexto para evocar nuestra infancia en Bruselas, incluyendo las aventuras que me contaba mi amiga Patricia de cuando vivía en el Congo.

Con la excusa del mono, que se convierte en Max, el mono sabio, relato mis experiencias de una temporada en el circo, de las que rescato a dos personajes para mí muy entrañables, Beibiyén y Pancracio, el cómo se salvan uno al otro y cómo el chico se inicia al mundo y se adapta a la vida sedentaria en Madrid.

Finalmente, recalo en Barcelona, esa ciudad donde renací, con una Patricia ya adulta y un Pancracio joven que se encuentran por casualidad sin saber que los dos han conocido y querido al chimpancé. La nena que dibujaba el mono en sus libretas, ese que vivía en la despensa de su casa, también se hizo adulta; ahora es una pintora que intenta colocar su obra, a la vez que educa a su hijo pequeño. En un momento de bajón creativo, el mono se le aparece en unos dibujos con los que consigue, al fin, la atención de una galería. Beibiyén, que en su momento adoptó a Pancracio, visita a su hijo adoptivo en Barcelona donde el chico encontró trabajo en el circo Raluy, y al pasar delante de un escaparte, se fija en el cuadro de un chimpancé que bien podría ser Max…

La novela trata sobre cómo estamos todos, aun sin saberlo, medio conectados, y el mono simboliza esa parte más animal e intuitiva que nos acerca a los demás, aunque no sepamos el porqué. Porque Un mono en la despensa no es solo la biografía de un chimpancé, es un entramado de historias en las que Max es ahora secundario, ahora protagonista, ahora extra, pero siempre presente, como lo está nuestra condición animal.

Estructura

Un mono en la despensa es una novela corta, de apenas 131 páginas. (Callejón con salida, primera novela, también es una novela corta; se ve que esta fórmula de nouvelle me va más que escribir un tocho, ¿o será que no doy para más?)

Al igual que en Callejón con salida también me construí mi propio laberinto, al estilo oulipo, (según la definición de Raymond Queneau: “un ratón que construye él mismo el laberinto del cual se propone salir”), aunque me temo que los lectores no se hayan entretenido en perderse por los vericuetos del laberinto, quizás por temor a perderse, o por causa de mi estilo, todavía primerizo, no lo sé. Pero la intención fue que se pudieran leer los diez capítulos “de cabo a rabo o como más rabia te dé”, admitiéndose lecturas según la fórmula de combinaciones de diez en diez, lo cual da un número impresionante de posibles maneras de leer la novela. Por eso advertía que era una lectura ideal para amantes de los rompecabezas. Sí, todo esto de los laberintos me va mucho, calma mis compulsiones obsesivas, a la vez que me amparo en esos experimentos tan cortazianos que me deslumbraron cuando empezaba a aficionarme a la literatura y que, aún hoy, me fascinan.

El caso es que se puede empezar a leer la novela por el final o por el capítulo que quieras y enlazar con otro, sin seguir el orden lineal del 1 al 10, pues la sombra de Max todo lo cobija.

Personajes

A parte de Max, el chimpancé protagonista, cada capítulo tiene sus propios protagonistas: la nena Alicia y su amiga Patricia, Beibiyén y Pancracio, además de otros secundarios, entre los que destaco a Celia, la hermana de Alicia, y a Manu, el hijo de Alicia (casualmente la novela les está dedicada). Por supuesto, también hay extras: la madre de Celia y Alicia, la maestra; la familia de Patricia y Denise, la criada congoleña; Valdés, Lucio y la troupe del circo; Crespo, Lucy y Guadalupe; la bibliotecaria y los indignados; los cuidadores del centro de rehabilitación; Josep, el marido de Alicia y padre de Manu, Mauricio, el colega pintor de Alicia; Julia, la novia de Pancracio y Samuel, el nieto de Denise. A todos los menciono en el último capítulo, Cada mochuelo en su olivo, siguiendo el proceder que ya utilicé en mi primera novela, Callejón con salida.

Manu (que aparece en la foto de la última portada del libro) es un niño que se niega a colorear sus dibujos, algo que contraría bastante a su profesora, y que a su madre, pintora, la tiene perpleja:

Mientras preparaba emparedados de queso y ensalada de zanahorias con aceitunas negras, recordé que durante el embarazo un amigo me había prestado la filmografía completa de Chaplin. Estuve viéndola sin hacer otra cosa una semana seguida. ¿por eso era que Manu prefería todo en blanco y negro?

Escenarios

La novela se sitúa en escenarios geográficos muy dispares: Bruselas, el Congo, La Mancha, Madrid y Barcelona. También los espacios, que van desde una despensa hasta la pista del circo, pasando por un taller de pintura, calles de Madrid o de Barcelona, la clase de una escuela primaria, un aula de instituto, la jaula del zoo, una caravana, una furgoneta, una galería de arte, una acampada, una biblioteca, el rastro o los encantes…

Un mono en la despensa es, sin duda, novela errante.

¿Autoficción?

También en esta segunda novela mía hay pasajes de mi vida, ¿cómo no?

La niña que vive en Bruselas y que se cree el sueño de su hermana, soy yo. Mi hermana, Cecilia, tuvo este sueño del mono en la despensa. Ni ella ni yo lo hemos olvidarlo.

La nena que dibujaba monos en sus libretas será, de mayor, la pintora a quien se le aparecen figuras simiescas. Y esa pintora, madre de Manu, se llama Alicia (quienes hayan leído Callejón con salida reconocerán a su protagonista, también pintora).

Las escenas del circo no son una recreación literaria, son vivencias, pues pasé una temporada en el Circo de los Quirós.

Los personajes de esta novela son retratos de personas que me encontré y que me impactaron. Solo jugué a entrelazarlos… Por supuesto, los escenarios urbanos, Bruselas, Madrid y Barcelona, han sido lugares donde he vivido.

Solo Max, mi chimpancé, es producto de mi imaginación, aunque su periplo vital sea, en el fondo, un calco del mío.

Créditos

La novela está dedicada a Nini, mi hermana que soñó con el mono, y a Tadeusz, mi hijo, por habérmelo recordado (cuando, de más pequeño, me pedía que le contara historias de mi infancia belga, antes de dormirse).

En los agradecimientos, vuelvo a citar a Astrid Antolín, como mi correctora, así como a mi otra hermana, Marianne, a Isabel Suárez y a Juan Gutiérrez, como lectores cero.

También menciono a Alejandro Quintana, que me hizo el informe de lectura, y a Pere Sureda, que leyó el manuscrito.

Añado a mi madre, Cecilia Suárez, siempre pendiente de difundir lo que hacemos; a todos los libreros que han aceptado el libro en depósito; a las bibliotecarias de Suria, Maria Àngels y Juanita, por su apoyo, y a todos los lectores, amigos o anónimos que compraron y leyeron la novela.

A Stanislaw Sedenko, mi compañero que apenas llegó a ver ese libro en el que tanto me vio trabajar, a él mi eterno agradecimiento, siempre.

Banda sonora

Balance

El mono no nació en buen momento. Lo saqué de la despensa en diciembre de 2015 y me quedé agotada y sumida en una tristeza indescriptible. Fueron unas Navidades en las que anduve acongojada, malos presagios. En enero, después del día más triste del año, en casa nos llegó el día más triste.

El libro andaba por Amazon, pobre mono ¡otra despensa, solo que mayor!, y yo no tuve fuerzas para sacarlo adelante como habría sido lo suyo. No tenía fuerzas ni para comer, así que esa otra empresa, de la que además me olvidé, se volvió tan borrosa como el resto de la vida.

A pesar de todo esto, y gracias a la ayuda de mi familia y amigos, algo sí que se vendió. ¿Exagero si digo que fueron 100 ejemplares? Quizás sí. Ni siquiera los conté… Al ser impresión bajo demanda, sé que pedí varias entregas cada una de 20 ejemplares, unos para Asturias, otros para París y otros los vendí en la presentación, la única que fui capaz de hacer, aquí en Cataluña. En casa tengo un ejemplar, pero no me convence, aunque hice una segunda revisión y hasta una tercera que no llegué a ver.

Sí, hay historias que no nacen con buena estrella. Pero no tiene importancia, hay que seguir.

A pesar de todo, hay que seguir. El arte, al final, es siempre eso: seguir a pesar de todo.

Reseñas

Estas son las dos reseñas publicadas en la página de Amazon, las dos me puntúan con cinco estrellas. Me sentí halagada; ni siquiera conozco a esos lectores que han tenido la amabilidad de opinar.

Si leíste mi novela, ¿por qué no entras en Amazon y dejas un comentario?

Me sorprendió su lectura, en ningún momento dejas de pensar en cada una de sus historias magníficamente unidas con un lenguaje sencillo y ameno. Altamente recomendable para evadirse de la cotidianidad.

Es una novela fresca, escrita con gracia y estilo y con una temática muy original.Es una lectura fácil y muy entretenida.

Anuncios

Comenta, no te cortes.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: