Me gusta


Me gusta cuando Stanis se me aparece en sueños y también cuando sueño que practico parkour. Me gusta la ineludible rutina de sacar al perro a pasear, aun si llueve, truena, o ni me apetece salir de la cama. Me gusta comerme una naranja en ayunas, pelada del tirón con el cuchillo bien afilado, y luego desayunar con dos tazones de café solo, amargo y ligero. Me gusta fantasear con suicidarme después de un atracón de dónuts, churros y bocadillos de calamares, alimentos no aptos para celiacos. Me gusta vestirme con ropa negra y holgada, a pesar de que el atuendo me acentúa la delgadez y la tristeza. Me gusta ver con vista de cazador la bandada de palomas torcaces apostadas en el árbol de palo de santo. Me gusta llenar la despensa de comida y saber que comeré como un pájaro. Me gusta pensar que todavía estoy a tiempo. Me gusta prender el fuego de la estufa y quemar papeles de la papelera de reciclaje. Me gusta ver pelis sin importarme si ya llevan rato empezadas, arrebujada en esa manta de lana del tatarabuelo huérfano. Me gusta releer a Cortázar y descubrir nuevos filones de escritores que no conozco y que de pronto me apasionan tanto. Me gusta cuando salen nubes anaranjadas al atardecer, señal de que al día siguiente soplará viento del Sur. Me gusta el sentido del humor de algunos judíos. Me gusta el flamenco, sobre todo Camarón de la Isla. Me gusta contestar esas enigmáticas cartas de la seguridad social polaca porque no conozco idioma más difícil que ese. Me gusta cazar sombras. Me gusta pensar en cifras antes de dormirme, cosas como: 1 + 2 + 3 = 6; 4 + 5 + 6 = 15 (1 + 5 = 6); 7 + 8 + 9 = 24 (2 + 4 =6); y suma y sigue hasta el infinito (pero me duermo antes). Me gusta mirar dibujos de cuando mi hijo era pequeño y dibujaba sin miedo. Me gusta cavilar sobre la siguiente novela, mientras estoy varada. Me gusta escribir sin faltas y consultar diccionarios en el váter. Me gusta contemplar mi nuevo taller de pintura en el que todavía no conseguí trazar ni solo garabato, y pensar que, algún día ¿por qué no? volveré a pintar. Me gusta liar cigarrillos, algo que llevo haciendo toda la vida sin conseguir que me salgan como Dios manda (pero me saben a gloria, sobre todo trufados). Me gusta echarme el tarot gitano, aunque dicen que eso de echárselo a uno mismo trae mala suerte. Me gusta escribir listas de cosas pendientes para después tacharlas. Me gusta beber Vichy catalán y el tinto, aguado. Me gusta desordenar el arco iris. Me gusta tener visiones premonitorias, pero a veces da mucho miedo. Me gusta mi perro sabio. Me gusta que mi hijo ya estudia en la Universidad. Me gusta darle un beso a la foto de Stanis, cuando llego a casa, aunque ya nunca sentiré cómo mis labios se estampan sobre su pómulo eslavo.
(Me gusta este ejercicio tan sanador porque ahora me cuesta un mundo encontrar cosas que me gustan.)

Si te gustó esta lista, entra en mi blog:
https://lauraescribe.wordpress.com
Cuéntame la tuya, la leeré con mucho gusto.

4 comentarios sobre “Me gusta

Agrega el tuyo

Tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑