Adiós, Gabriella, adiós


Hay personas que inspiran y suelen ser esas personas que tienen por costumbre dar lo mejor de sí mismas. Gabriella Campbell es una de estas personas, además de ser una estupenda escritora.

Durante años nos ha enseñado un montón de recursos y estrategias para convertirnos en mejores escritores. Su blog, Gabriella literaria, era de los más visitados y valorados por nosotros los escritores/escribidores principiantes, independientes, indies. Hace un par de días nos ha comunicado su decisión de ponerle el punto final a esta fabulosa bitácora sobre escritura para dedicarse a su propia escritura creativa.

Sus seguidores, entre los que me cuento, quedamos algo huérfanos, aunque nos ha prometido seguir enviando de vez en cuando algunas noticias a través de su lista de correo. También, nos queda la opción de rastrear su trayectoria vía Lo extraño y lo maravilloso. Pero no es lo mismo…

Por supuesto, comprendo perfectamente su decisión: su entrega al blog Gabriella literaria era tal que sin duda le restaba tiempo y energía para concentrarse en su propia escritura. Gabriella Campbell era de las que contestaba cada comentario nuestro, siempre al pie del cañón, y las horas de los días son las mismas para todos, así que…

Si no habéis tenido la suerte de seguirla en su momento, siempre os queda la opción de leer su libro “Cómo sobrevivir a la escritura”, disponible versión papel o digital, y donde se recogen sus mejores artículos. Esta fue mi reseña:

Cómo sobrevivir a la escritura Gabriella Campbell

Antes, hubo otro libro suyo que me resultó muy práctico, “70 trucos para sacarle brillo a tu novela”, del que hice en su momento un pequeño comentario en este blog.

Y ahora, luego, después, no dudo de que Gabriella nos sorprenda con algo extraño y maravilloso, porque ella es creativa, curranta y arrolladora. Así que, ¡larga vida a Gabriella Campbell! y siempre las mil gracias por sus 70 trucos y sus 1001 consejos.

Siempre siempre que acababa de leer alguno de sus posts yo pensaba: ¿por qué no habré tenido acceso a toda esta valiosísima información cuando era una joven pintora infeliz e indocumentada? Y siempre siempre caía en la cuenta de haber nacido antes del tiempo que me tocaba por mentalidad. Caía en la cuenta de que mis días ya son contados y de que no se puede volver atrás… Pero, ay, si yo hubiera recibido una pequeña parte de sus buenos consejos cuando yo andaba dando palos de ciega… Como escritora ya mayor, sin embargo, me apuré en tomar nota y poner en práctica sus enseñanzas.

Historia a seguir, pues lo de la Campbell no acaba aquí.

Tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑