¿Y el contenido?


Se habla mucho de cómo escribir. Cómo hacerlo con corrección y con estilo. Todo son consejos, que no sobran. Las técnicas narrativas se exprimen al máximo.

Creo que nunca se ha escrito tanto sobre cómo escribir. Probablemente porque nunca se haya escrito tanto. Me parece bien y, repito, no sobra. Todo lo que sean enseñanzas de redacción será bienvenido porque escribir bien es algo muy difícil.

Es verdad, escribimos tanto a lo largo del día, entre mensajes y chateos, entre tuits y posts, que no está de más que nos orienten. Así con todo…

Otra cuestión es sobre qué escribimos.

La forma es importante, sin duda. Pero, ¿y el fondo?

Me niego a identificar fondo y forma o forma y fondo. No creo que una forma perfecta, o casi, pueda suplir un contenido vacío, o casi.

Con tanto conocimiento, impartido a diestro y siniestro, corremos el peligro de acabar escribiendo bien pero ¿tendremos algo que decir?

A mí eso me preocupa. No porque yo no tenga cosas que contar, que ese no es mi problema (otro será que sepa hacerlo, que mi estilo guste o no, que tenga la técnica, que maneje con destreza las herramientas, que pueda mover los resortes literarios, o que ande desnortada,,,)

Me preocupa pensar que se esté educando a los escritores para saber transmitir…cualquier mensaje.

A veces escucho eslóganes publicitarios que ya quisieran para sí algunos poetas. Eso me entristece, porque me están vendiendo la moto, o no, y yo me estoy encandilando con esa secuencia de palabras tan hermosas, tan perfectamente hilvanadas, y no quiero comprar ninguna moto.

Ya sé, el contenido es algo muy personal, en definitiva, la historia que cada cual tenga a bien contar, o no. Ahí no puede intervenir ningún taller narrativo, ninguna escuela ni manual de estilo, ¡faltaría!

La misma desazón me sucede cuando veo cuadros bellísimos, qué sé yo, pongamos del Renacimiento italiano o del Barroco español, técnicamente insuperables, pero con una iconografía tan impuesta al pintor que a uno le da por pensar en su soledad, la del pintor. Hay que mirar el cuadro entre pinceladas y veladuras para vislumbrar, a lo lejos, ese paisaje que emociona por no ser ni mitológico ni religioso, solo humano.

Por eso, aunque como lectora me encanta descubrir escritos de factura impecable, sigo bien atenta a los contenidos. El qué me están contando, no quiero olvidarlo. No quiero dejarme obnubilar por estructuras irreprochables, por estilos depurados, y hasta manieristas en su minimalismo.

El qué, a mí me importa. El cómo, también. Pero el cómo se puede aprender, en última instancia. El qué hay que tenerlo o haberlo vivido. Eso es lo que no se aprende, por mucho que se empeñen los puristas, los academicistas y toda la corte editora.

Y, sí, estoy dispuesta a aprender los trucos del oficio, pero sin que eso me haga olvidar qué era lo que yo quería contar cuando un día me puse a escribir.

Anuncios

7 comentarios sobre “¿Y el contenido?

Agrega el tuyo

  1. Querida Laura…tienes razón…el contenido es importantísimo…y parece que en la actualidad sólo importan las formas, los canales, el uso de las nuevas tecnologías…pero no se resalta el valor del contenido…en fin…tendrá que llegar el momento del equilibrio…y bueno…tal vez importe más el contenido!!! Saludos y gracias por hacernos reflexionar sobre este asunto…

    Me gusta

  2. Querida Hormiguita: Nuevamente de acuerdo contigo. Comento: Lo que hemos aprendido con las lecciones de Alex Quintana sobre narrativa la considero enseñanza esencial para poder dar estructura a una novela. La técnica nos lleva a reconocer, al ir leyendo, las expresiones de uno u otro personaje, en los diálogos, Sin ellos se convierte en un despilporre También nos permite describir el que llamo ecoambiente, es decir, el lugar, paisaje o sitio donde se está llevando a cabo la escena, y nos enseña a externar la estructura psicológica de cada personaje, su esencia, carácter, personalidad, alma, espíritu, Pero….!.PERO.¡… después de estos aspectos técnicos lo que mas vale es ESO QUE DESEAS EXPRESAR, ESO QUE SALE DE TU SER, ESO QUE TE INQUIETA Y QUE QUIERES DECIRLO.. Ahí, en ese sitio de tu creación SOLO MANDAS TU. Es tu zona de libertad, de actitud ludica, de sufrimiento, de amor. En fin, allí desbocas tu fuerza…. como el caballo cuando corre libremente en la pradera.. En esa parte de tu pensamiento creativo no importa si les gustas a otros o te critican. Si están de acuerdo o no. Allí está tu ánima de escritor. Del ser humano que quiere plasmar en el lienzo blanco aquellas palabras que expresan lo que siente, lo que piensa y lo que desea exponer para X o para Z. No importa quien, A fin de cuentas siempre es mi ser de escritor el que sale ganando Saludos, un afectuoso abrazo y mi amistad a todos los del grupo..

    Me gusta

  3. Al igual que han dicho mis compañeros, el contenido es lo más importante a nivel creativo. La técnica, se puede aprender. Hay miles de herramientas que nos permiten conocer estilos, formas, métodos, etc. Pero lo que nunca pueden enseñarnos es la creatividad. Creo que la clave del éxito consiste en encontrar un equilibrio entre el contenido y la técnica. Y como han dicho también, aunque haya gente a quien no gustemos, siempre habrá un público que nos siga. No creo que sea malo ser autores de libros de culto, lo importante es poder llegar a personas a quienes nuestra forma de expresarnos y nuestro contenido les provoque tal satisfacción que quieran seguir leyendo nuestras creaciones. Un abrazo a todos.

    Me gusta

  4. Hola Ignacio, no sé por qué, leyéndote me ha venido a la mente Martín Fierro…
    No creas que me refería en concreto al curso de Alejandro, el de narrativa, pues no he podido (todavía) empezarlo. No estaba, en esta reflexión, contraponiendo sus apuntes teóricos a la validez (o no) de un contenido. Más bien, quise contrarrestar tanta búsqueda de perfeccionamiento técnico en detrimento del mensaje; la forma prevaleciendo sobre el fondo. Advertirnos de que no perdamos de vista las cosas que queremos decir en el intento de alcanzar la corrección.
    Un afectuoso abrazo, a ti también.
    PS. Para que tú me entiendas bien: no dejar de escuchar el gallo, si canta, y no dejar en el tintero de las formalidades que lo has oído y que te ha transportado a la infancia. Por ejemplo.

    Me gusta

  5. Di que sí, Cassandra. La creatividad, como las otras cosas verdaderamente importantes dela vida -la salud, la paz, la amistad o el amor- ni se compra ni se vende. Un abrazo para ti, y gracias por comentar.

    Me gusta

  6. Tus palabras me han hecho recordar a dos escritores que me encantan, Josep Pla (el “Cuaderno gris” me conquistó por su amena e irónica forma de contar las cosas) y Baroja que no gusta a todo el mundo pero con su brevedad sabía transmitir mucho más que algunos engolados escritores recientes. Desde mi punto de vista, libros como “Las inquietudes de Shanti Andīa” o la saga de las “Memorias de un hombre de acción” constituyen la verdadera novela de aventuras nacional. No nos hacía ninguna falta el capitán Alatriste, a pesar del respeto que profeso a su autor.Quizá tenga gustos un poco anquilosados pero entiendo que el buen estilo no entiende de épocas. Saludos desde el pueblín de Jovino.

    Me gusta

Comenta, no te cortes.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: