Lector de cien pasos


En el barrio hay un hombre mayor que tiene por costumbre el leer caminando. Suele recorrer la calle, arriba y abajo, y también el parque, sobre todo por las mañanas cuando está desierto. Al ser un sitio tranquilo con escaso tráfico, puede hacerlo sin preocuparse de nada que no sea su lectura. ¿Qué clase de libros leerá? Como no lo conozco (solo de vista), nunca me atreví a preguntárselo. Puedo llegar a ser indiscreta en materia literaria, pero me contengo. Tampoco lo he visto en otra actitud que no fuera leyendo mientras camina, o pudiera ser que no lo identifique cuando pasa sin libro, porque para mí es el lector que pasea, el que lee haciendo los cien pasos, el que camina mientras va leyendo, y no puede ser de otra manera. Paso ganas de hacerle una foto, pero tampoco me decido, temiendo acaso que sean figuraciones mías y que descubra, al ampliarla, que va hojeando el Marca (aunque estoy segura de que se trata de un libro, pero ¿y si es el Código Penal?). No quiero desilusiones. Me gusta seguir pensando que en mi barrio hay un lector tan tenaz que hasta saca su libro de paseo, ¿por qué no?

Anuncios

Comenta, no te cortes.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: